Infancia (4 a 12 años)

Servicios:
Entrevistas de asesoramiento y de orientación psicológica con madres y padres.
Intervenciones de valoración psicodiagnóstica.
Tratamiento psicoterapéutico psicoanalítico.

Experiencia profesional
Miembro fundador del Saps, Servei d’Assistència Psicològica del Clot (1986 al 1990).
Centre Joan Obiols de Badalona, prestaciones i colaboraciones haciendo diagnósticos y tratamientos psicoterapéuticos (1985 al 1987)
Consulta privada en Barcelona (1990 al 1995).
Centre de Reeducació David de Sitges, miembro fundador, desde 1994.
Colaborador de Logos Clinica Psicoanalitica desde 2003.

Descripción
Es importante detectar, valorar y atender las problemáticas psíquicas de la infancia de manera que estas no se instauren permanentemente y condiciones la vida y el desarrollo del niño, de la familia y de su futuro. (Para saber más).
El primer servicio va dirigido a madres y padres que tienen interrogantes e inquietudes sobre su función como tales, por el vínculo que tienen con el hijo, y por características y manifestaciones que presenta el niño. Es un espacio que da a la madre y al padre la posibilidad de poner palabras, no solo como descarga sino como vía para poder definir y comprender lo que está sucediendo. Pueden ser consultas puntuales, o tener un recorrido más largo, en caso necesario. Habitualmente no requiere la asistencia del niño.
El psicodiagnóstico es un proceso que incorpora las entrevistas con los padres y las sesiones con el niño. Es un proceso que permite hacer una definición, una descripción, y una cierta explicación global de lo que le pasa al niño y de los aspectos familiares que concurren. No se trata de poner una etiqueta ni de juzgar, sino de valorar la dimensión de la afección en el niño y de definir –si corresponde- las intervenciones encaminadas a su abordaje y tratamiento.
Una de ellas es el tratamiento psicoterapéutico, que procura profundizar en los conflictos psíquico que dan lugar a los síntomas, a las disfunciones y al malestar presente en el niño. Es un trabajo de continuidad en el tiempo que permite hacer una elaboración simbólica de los conflictos, a partir de un reconocimiento de la implicación subjetiva que siempre forma parte. Esto incluye la relación consigo mismo, el vínculos con sus padres y la familia, y los aspectos sociales, y a veces los escolares. La psicoterapia se fundamenta en el juego, el dibujo y la palabra, en el contexto del vínculo con el terapeuta. Es así como el niño expresa su ser, sus fantasias, sus temores, y en definitiva, como pone en escena las diferentes manifestaciones del conflicto. Los padres tienen una participación muy activa a partir de las entrevistas periódicas de seguimiento y valoración del proceso. Los procesos que tienen lugar en las entrevistas permiten a los padres ser más conscientes e introducir algunos cambios que favorezcan los vínculos y la dinámica familiar.