Sobre el Autismo

INTRODUCIÓN

La propuesta inicial de esta monografía suponía hacer un estudio exhaustivo de la Psicosis infantil, incluyendo el Trastorno Global del Desarrollo (TGD) o Autismo.
El motivo personal para abordar este tema se relaciona con mi actividad profesional en el campo de la Psicología Clínica Infantil y Adolescencia, y la posibilidad de realizar un trabajo que me permitiera ampliar mi formación y actualizar conocimientos en estas patologías.
A medida que fui abordando el tema me encontré con varias sorpresas muy interesantes:

1-El diagnóstico de Psicosis y Esquizofrenia infantil, utilizado ampliamente en los manuales de Psiquiatría Infantil hasta los años ochenta (Ajurriaguerra 1973 y Lebobici et al.1984), ha dejado de utilizarse. En el caso del DSM fue eliminado de la versión de 1980 (DSM-III), aduciéndose, en aquel entonces, que el concepto de psicosis infantil era poco operativo e inducía a la confusión y el error. Para diagnosticar un cuadro clínico como psicosis o como esquizofrenia debe tratarse de un cuadro delirante o alucinatorio con unos criterios muy concretos, entre ellos: ideas delirantes, alucinaciones, pérdida de la capacidad asociativa, catatonía; y estos síntomas son muy difíciles de diagnosticar y tienen una incidencia muy escasa en la infancia.

2- Dentro de las últimas versiones de las dos clasificaciones internacionales de trastornos mentales más importantes (DSM-IV y ICD-10), los Trastornos Generalizados del Desarrollo son la categoría que ha substituido al término Psicosis Infantil. En el DSM-IV no aparece el epígrafe psicosis infantil dentro del ámbito de los Trastornos Generalizados del Desarrollo. En el CIE-10 aparece Autismo infantil que incluye Psicosis Infantil, Otro trastorno desintegrativo de la infancia que incluye psicosis desintegrativa y psicosis simbiótica, y Síndrome de Asperger que incluye psicopatía autística y Trastorno esquizoide de la infancia. Así pues, Los criterios del DSM-IV y del CIE-10 definen, bajo el epígrafe de Trastornos Generalizados del Desarrollo, una serie de cuadros clínicos que clásicamente se habían diagnosticado como psicosis infantiles. El trastorno Autista (TA) y el Síndrome de Asperger(SA) serían los más característicos.

3- Encontramos la terminología de “niños psicóticos” en publicaciones dentro del ámbito del psicoanálisis. Autores dentro de la Escuela Kleiniana o en la Escuela Lacaniana, siguiendo los parámetros de Melanie Klein y Jacques Lacan, respectivamente, siguen utilizando psicosis infantiles junto con autismo como etiquetas diagnósticas.

4-Por todo ello mi elección ha sido clara en el sentido de adoptar las terminologías actuales del DSM y de la clasificación CIE-10, por lo que excluiré el nombre de psicosis infantil y trabajaré el campo de los Trastornos Generalizados del Desarrollo o Trastornos del Espectro Autista.

5- El término Trastorno Generalizado del Desarrollo tiene también su historia particular. Desde la definición clásica propuesta por Kanner, en 1943 y por Asperger, en 1944, hasta la actualidad, el concepto de autismo ha sufrido muchas variaciones. Aunque los síntomas nucleares del autismo han permanecido inalterables a lo largo del tiempo, los estudiosos del tema consideran con criterios diferentes los síntomas asociados. En 1989, Wing argumenta que el autismo clásico, tal como lo describió Kanner, es dudoso, a causa de que un gran número de problemas mentales y síndromes cerebrales orgánicos presentan también la tríada clásica; por eso, separar los casos de autismo puro de estas otras formas es con frecuencia imposible. Por otro lado, no todos los pacientes que presentan un trastorno autista tienen el mismo pronóstico, debido a que existe una gran variabilidad de afectación mental .A lo largo del tiempo, la denominación del proceso ha sufrido numerosos cambios. Rutter habla de tríada de empeoramiento social; para Wing serían síndromes autistas; Coleman y Gillbergles denominan desórdenes autistas; y la Asociación Americana de Psiquiatría habla, en principio, de trastornos profundos del desarrollo y, más tarde, de trastornos generalizados del desarrollo. (Tabla 1)( Rodríguez Barrionuevo, Rodríguez Vives 2002)

Descargar Articulo entero